Hablemos del pretérito indefinido

“El pasado tiene sus códigos y costumbres.”

Sócrates

Había pensado continuar con el capítulo de la acentuación hasta terminarlo, no obstante, abriré una nueva categoría, la de los tiempos verbales, y continuaré con las tildes más adelante. A raíz de que me enlazasen en Menéame (www.meneame.net) he recibido comentarios muy interesantes que me gustaría estudiar e incluir en próximos artículos. Aprovecho estas líneas para agradecer todas las críticas y loas de todo corazón.

Dijo Sócrates, en otro contexto, que “el pasado tiene sus códigos y costumbres”. Efectivamente, los tiene y  los abordaremos en el presente artículo. En primer lugar, aunque sobre decirlo, en español los tiempos del pasado se denominan pretéritos. A menudo, cuando pregunto a los alumnos en qué tiempo está un verbo, me dicen: “en pasado”. Quizás sea por asimilación con el inglés y sus past simple, past continuous, past perfect y past perfect continuous, o tal vez no, porque en inglés tampoco dan ni una, los pobres.

Sin duda, el error más recurrente en lo que se refiere a los tiempos verbales surge con el pretérito indefinido. Algunos hablantes conocerán este tiempo verbal como pretérito perfecto simple, ya que se utilizan ambas denominaciones. Según mi experiencia, en el ámbito de la enseñanza del español como lengua extranjera se utiliza más bien el término indefinido y en la asignatura Lengua y literatura para alumnos españoles, más perfecto simple.

El error que nos ocupa es esa -s que aparece al final de la segunda persona del singular (estuvistes, volvistes). Tiene su origen, probablemente, en la confusión que le surge al hablante entre la segunda persona del plural (vosotros vinisteis) y la del singular ( viniste).Venga de donde venga, ha de saber el lector que la cacofonía es tal, que chirría en los oídos como un millón de tizas raspando una pizarra. De hecho, la reiteración podría llegar a causar instintos asesinos.

Hilando con el artículo anterior, diré que el indefinido en segunda persona del plural no lleva tilde sobre la vocal de la terminación, ya que suelen ser palabras llanas (estudiasteis, salisteis). Esta observación aparentemente irrelevante puede cobrar importancia cuando expliquemos las tildes en diptongos e hiatos, ya que otros tiempos  sí se acentúan (vendréis, escondáis). Pero eso es harina de otro costal.

En cuanto el lector comience a hacer uso de las normas anteriormente expuestas, comprobará que la dificultad disminuye rápidamente y que, en cuanto se es consciente del error, es fácil corregirlo. Les animo a dejar comentarios, dudas y aportaciones y, sobre todo, a usar el pretérito indefinido correctamente.

Recuerde: El uso de la lengua es un derecho y su correcta difusión, una obligación.

Enlaces:

Por cierto, el otro día me tachaban de talibán ortográfico. Aprovecho para enlazarles a un documento muy divertido. No lean solamente las confesiones del propio talibán, también el comentario es hilarante. http://www.burbuja.info/inmobiliaria/guarderia/111968-dedicado-al-talivan-confesiones-de-un-taliban-ortografico.html

Anuncios

~ por lapiedrarosetta en 9 abril, 2010.

4 comentarios to “Hablemos del pretérito indefinido”

  1. Me ha encantado tu artículo. De fácil comprensión, pedagógico y con un toque irónico que lo hace redondo. No sabía de la existencia de este blog, pero a partir de ahora seré una incondicional.
    Por cierto, hoy le preguntaba a una amiga filóloga acerca de las tildes diacríticas en los demostrativos, porque hemos comprobado que en la mayor parte de la prensa ya no los escriben y sin embargo a todos nos dieron la tabarra en el colegio con aquello de “Laura tiene un perro. Éste es muy juguetón” (¡Toma ya, qué ejemplo! jaja). Te propongo un artículo aclaratorio sobre este tema para resolver mi duda existencia :). Un besazo y ¡sigue ilustrándonos!

    • Gracias por el comentario favorable. Ya otros lectores han comentado sobre ese asunto, puede leer también sus interesantes aportaciones. La Academia ahora sólo prescribe la tilde diacrítica en demostrativos y en solo cuando existan casos de ambigüedad. Se puede usted imaginar que estos casos son muy poco frecuentes y que, por lo tanto, el resultado final es que no se tilde casi nada. A mi parecer, esta norma sólo conseguirá que aquéllos que ya habían comprendido la diferencia entre un pronombre y un determinante la olviden. Así que, en acto de rebeldía, seguiré escribiendo las tildes diacríticas según la norma antigua. No es la primera vez que la Academia saca los pies del tiesto.

  2. Buenas.un artículo muy bueno. En Andalucía, se suele incluir mucho la -s final en el pretérito y la verdad es que chirría. Respecto a la tilde diacrítica, siempre la pongo para evitar errores. Saludos

  3. Ánimo y que no decaiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: